Introducción O. P.

El Observatorio de Precios de nuestra organización se ha implementado con la intención de contar con una herramienta confiable, actualizada y eficaz para el monitoreo, información y retroalimentación con la población tanto productora como consumidora del país, particularmente aquella que se encuentra en condiciones de alta vulnerabilidad social y económica, de tal manera que tenga a la mano  datos que le permitan responder en mejores  condiciones a los  mercados, locales, regionales, nacionales e internacionales, posibilitando las exigencias de equilibrio, justicia y honestidad que deberían prevalecer en los mismos.

Es por lo anterior que se vuelve de suma relevancia contar con información de primera mano sobre el comportamiento de los precios de los productos en las distintas localidades y regiones de nuestro país. En tal sentido solicitamos muy encarecidamente a productores-as y consumidores-as Barzonistas que estén interesados particularmente en este tema, que nos hagan llegar toda la información de precios que consideren oportuna, especialmente aquella de los  productos de la canasta básica, y especialmente cuando se trate de cambios drásticos en dichos precios por cualquiera condición especial que haya provocado tal cambio. Esta colaboración seguramente se volverá vital para empujar nuestras luchas por mercados más justos frente a los monopolios.

Esta será nuestra línea de Alertas de Precios¡¡¡¡

 

El Objetivo General del Observatorio de Precios: es proporcionar servicios de información y análisis de mercados agrícolas en los planos nacional e internacional,  de carácter coyuntural y/o estratégico, tanto a productores como consumidores, con el propósito de promover la competencia y proteger el poder adquisitivo de productores y consumidores, con información confiable y verídica.

 DEFENSA DEL CONSUMIDOR

Cada día los precios de los alimentos básicos, han presentado aumentos considerables debido a los altos costos de producción de los insumos básicos para la agricultura a nivel nacional, el control de las grandes empresas de la industria de los alimentos y semillas agudizan la desigualdad y hacen la brecha más grande para que los consumidores puedan obtener alimentos sanos, de calidad y con mayor aporte nutricional, lo anterior representa una fuerte descapitalización de los consumidores ya que el sinónimo de salud es igual a alimentos de altos precios, ya que los alimentos con altos contenidos de sal, azúcar, grasas, saborizantes artificiales y alimentos enlatados  mantienen sus precios estables, mientras que los alimentos como frutas, verduras, granos y oleaginosas han presentado gran volatilidad en los precios.