LOS CONSUMIDORES FINALES SON LOS PRINCIPALES AFECTADOS POR LA IMPOSICION DE ARANCELES AL ACERO Y ALUMINIO.

 

  • Mientras nuestro país se encuentra en las peores condiciones: alza de energéticos y alza en los precios de los alimentos.

 

El actual gobierno mexicano ha dejado en condiciones desfavorables a la sociedad mexicana, entre las afectaciones mayores se encuentran la caída del peso frente al dólar donde desde 2015 el dólar tenia precios desde los $12.50 pesos y ahora se encuentra en los $20.41 pesos. Además, la economía nacional se encuentra con los porcentajes de inflación más altos desde los años noventa llegando a niveles de hasta 6.69%. Por si fuera poco, el gobierno de Donald Trump ha anunciado una serie de medidas que a todas luces dan a entender que se avecinan tiempos de conflictos comerciales con el país del norte.

Ante la reciente imposición de aranceles al acero y aluminio, nuestro gobierno reacciona ante las imposiciones de Estados Unidos, con impuestos a productos provenientes de Estados Unidos como aceros planos (lamina caliente y fría, incluidos recubiertos y tubos diversos), lámparas, piernas y paletas de puerco, embutidos y preparaciones alimenticias, manzanas, uvas, arándanos, diversos quesos, por un monto equiparable al arancel.

Sin embargo, está creciendo fuertemente una ola de especulaciones las cuales incluyen el aumento a la gasolina, de por sí ya cara, desde el inicio de la reforma energética y la liberación de los precios del petróleo, que tenía precios de $12.30 pesos a $13.20 pesos hasta llegar a los $20.01 pesos el litro de gasolina en 2018. La guerra comercial apenas inicia y México no cuenta con una estrategia de protección a nuestra nación, ni para los pequeños y medianos empresarios ni mucho menos para los consumidores finales.

Sin ningún tipo de estrategia para controlar estas alzas, ni ninguna estrategia real para proteger la economía de las familias mexicanas, serán los consumidores finales quienes padecerán los estragos de la guerra comercial con nuestro vecino del norte.

El Barzón Nacional