Desde inicio del 2017 el Barzón Nacional advirtió que la inflación acumulada alcanzaría el 7% de incremento, también se advirtió del fuerte impacto en los precios de los principales alimentos de la canasta básica y servicios básicos como el aumento a la electricidad, gasolina y gas LP, con incrementos de más del 30%, al mes de noviembre del presente año observamos una fuerte caída en el poder adquisitivo de millones de familias mexicanas, los altos índices de pobreza y desigualdad que existen en nuestro país y que han sido evaluados por el CONEVAL, muestran lo alto que es el costo de vida para los más de 55 millones de personas en situación de pobreza; sin embargo nuestro gobierno hace alarde de los 2.5 millones de empleos creados lo que no se menciona es que son empleos en el que perciben poco menos de dos salarios mínimos.

 

El salario mínimo no representa ni cubre las necesidades de alimentación, salud y educación de las familias mexicanas, como se observa en el siguiente cuadro:

 

 

 

 

 

 

 

 

Para el caso de los precios de la gasolina en 2015 al 2017, los aumentos también son significativos:

Tipo de combustible201520162017
Gasolina menor a 92 octanos (Magna)$13.57$ 13.98$16.74
Gasolina mayor o igual a 92 octanos (Premium)$14.38$ 14.81$18.49
Diésel$14.20$ 14.63$17.69
Fuente: Pemex, 2015-2017

 

 

Además de los recientes aumentos en el precio de la tarifa eléctrica para el sector industrial fue de 2.6% a 3.5% y 1.5% en la tarifa residencial, también aumento el precio del gas para uso doméstico, el cilindro de 10 kg paso de 175 pesos a 185 pesos  y  el de 20 kg de 348 pesos a 384 pesos.

El pasado 23 de noviembre, el Conasami anunció un incremento del 10.39 por ciento del salario mínimo, el cuál aumentará de 80.4 a 88.36 pesos. Dicho aumento es insuficiente, ya que según datos del CONEVAL cada mexicano necesita 94.06 pesos diarios para cubrir gastos de alimentación, vivienda, transporte, cultura y recreación. Así mismo, los datos de la Encuesta Ingreso-Gasto de los Hogares en México realizada por el Inegi, y cuyos resultados fueron presentados hace unos meses, reveló que el gasto trimestral en los hogares es de 28 mil 143 pesos, es decir unos 9 mil 380 pesos mensuales.

El reciente aumento de 88.36 pesos diarios, que serían alrededor de 2 mil 650 pesos mensuales, resulta insignificante y no representa una mejora la capacidad adquisitiva de los mexicanos.

 

Con el reciente aumento al salario mínimo, los 8.33 pesos alcanzarían sólo para 400 g de tortilla ($14 kilo) o  125 gr de frijol o una cebolla y así con cada alimento; por lo que tan solo el precio de la Canasta Básica se lleva poco más del 60% del Salario mínimo, por lo que nuestra población con edad para laborar y que recibe de uno a dos salarios mínimos, no puede cubrir el gasto general de salud, vivienda, escuela y alimentos.

 

A pesar de la situación que estamos viviendo, se espera que continúen los aumentos en los precios de los energéticos, alimentos y por supuesto la gasolina. Como es de esperarse la cuesta del mes de enero de 2018 será más alta, por lo que el mini aumento al salario no soluciona ni contiene los efectos del alza de la inflación.

 

Alfonso Ramírez Cuéllar

Presidente Nacional

El Barzón Nacional