• INEGI PRESENTA UNA NUEVA FORMA DE MAQUILLAR LAS CIFRAS DE POBREZA ALIMENTARIA PARA EL 2018.
  • SEGUIRAN ALTOS LOS PRECIOS DE LOS ALIMENTOS EN LOS MESES QUE RESTAN DEL AÑO.

Nuestro país tiene 53.4 millones de personas que se encuentran en situación de pobreza, y una evidente desigualdad social, la única estrategia de nuestro gobierno para hacer frente al problema de pobreza alimentaria, nutricional y de desigualdad salarial, es el de maquillar las cifras, tratando de mostrar un país en donde el aumento del salario mínimo ($80.00 pesos) es “suficiente”, por ejemplo, una familia integrada por 4 personas con la percepción de dos salarios mínimos ($2,400 pesos al mes) destinan cerca del 60% del gasto en la compra de alimentos y personas con dos salarios mínimos ($4,800 pesos al mes) destinan cerca de un 29% del gasto en alimentos, sin contar el aumento que mes con mes se reciente en los precios de los alimentos de la Canasta Básica, lo que no les permite alcanzar una mejor calidad de vida.

 

PRECIOS

Mientras los precios a los productores de grano de maíz blanco van de los $3, 600 la tonelada hasta los $6,500 pesos la tonelada y con una producción nacional al mes de julio de 24,390 mil toneladas, mientras el maíz amarillo al mes de julio lleva una producción registrada de 3,176 mil toneladas mientras importamos 6,344 mil toneladas de compras provenientes de Estados Unidos.

Para el caso del frijol negro el precio a los productores se encuentra en un promedio de $13.00 pesos el kilo, mientras al consumidor está en $30.00 pesos, el frijol peruano a $20.29 pesos el kilo y al consumidor $42.50 pesos el kilo. Aunque los precios de los cereales a nivel internacional han mostrado una estabilidad e incluso una disminución en comparación con el año pasado, en nuestro país esas bajas no se ven reflejadas al contrario hay un efecto totalmente contario.

 

Para el caso de la leche con precios de hasta $18.00 el litro, el huevo a $30.00 el kilo, la carne de res a $169.50, el pollo $70.00 kilo, mientras el jitomate se encuentra desde los $25.00 pesos a los $30.00 pesos el kilo, la tortilla en el estado de México en $14.00 pesos el kilo, en Sinaloa a $16.00 y en Veracruz a $15.50 pesos el kilo.

 

 

A pesar de lo anterior una vez más nuestras instituciones se encuentran desorientadas, como es el caso del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI),  cuyo objetivo es recopilar la información estadística, lo que implica que como en julio del año pasado dónde, con la modificación de la medición de ingresos (que sirve para evaluar los niveles de pobreza nacional) desaparecieran 11 millones de pobres; disminuyendo la pobreza en un 30%; ahora el INEGI nuevamente ha decidido modificar la metodología de medición, ahora ha mencionado que para el siguiente año pretende desaparecer los precios de los productos de la Canasta Básica para medir la inflación, con el único objetivo de disminuir los niveles altísimos que ha alcanzado la inflación y así poder presentar cifras menores de las que la inflación ha alcanzado en este año (6.44% en el mes de julio 2017 en comparación del mismo mes en 2016 que fue de 2.65%), así pues los factores estacionales, el precio del dólar, el aumento de los energéticos han contribuido con aumentos en alimentos de hasta un 40%.

 

Ante esta situación es necesario que las autoridades puedan realizar una protección a las familias más pobres y de clase media, es necesario una estrategia para reparar el desfalco económico que las familias realizan para conseguir alimentos sanos y de calidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Barzón Nacional