FOTO: ISAAC ESQUIVEL /CUARTOSCURO.COM

1.    Debe ponerse en marcha un programa para la protección de los precios de la canasta básica alimentaria y del costo del transporte público.
2.     La entrega inmediata del estímulo fiscal al Diésel y Gasolina para los transportistas.
3.     La liberación y el incremento al precio de la gasolina debe suspenderse de manera permanente.
4.     El Gobierno debe atender a las víctimas del Gasolinazo.

 

El Barzón de la Ciudad de México externa su rechazo total a la subida de precios para el transporte público concesionado de la gran metropli, ya que atenta directamente al bolsillo de millones de familias de la ciudad y área metropolitana; que díario ocupan este medio de transporte.

Ésta elevación del precio en Microbuses, Vagonetas, Autobuses y Corredores Concecionados, es consecuencia del gazolinazo, orquestados por el Gobierno Federal; debido a ello, en lo que va del presente año las familias mexicanas y la clase trabajadora está pagando las consecuencias del alza de los precios de los energéticos, como la gasolina, el diésel, la electricidad y el gas LP.

 

LAS FAMILIAS GASTAN MÁS EN LA COMPRA DE ALIMENTOS, ENERGETICOS Y TRANSPORTE PÚBLICO, RENUNCIAN OBLIGATORIAMENTE A LA RECREACIÓN, VESTIDO Y ESPACIAMIENTO.

El aumento al precio del transporte público, se suma al proceso de inflación acelerada que ha tenido lugar este segundo trimestre del año. Y que conlleva a una desproporcionalidad aún mayor entre la canasta básica y salario mínimo actual.

Según los datos que presenta el Coneval como un promedio nacional, del costo de la canasta básica por persona,  ésta presenta un incremento del 20%, en promedio nacional.

 

 

SALARIO Y PÉRDIDA DEL PODER ADQUISITIVO

  •  $80.04 pesos de salario mínimo insuficiente.
  • Perdida de hasta un 70% en el poder adquisitivo.

 

Así pues la pérdida del poder adquisitivo llega hasta un 70%, si tomamos en cuenta que con un salario de $4,802.40 pesos mensual y con un gasto para alimentación de $2,786.45 pesos mensuales, destinados tan sólo para la alimentación, transporte y salud por persona.

Es por ello que es insostenible un ataque más al bolsillo de los habitantes de la Ciudad de México.

Sin embargo, al mismo tiempo el Barzón exige que el Gobierno de la capital ponga en marcha un plan emergente para subsidiar el alza del precio en el transporte público para que los miles de trabajadores del servicio no se vean afectados por la subida de la gasolina.

La autoridad capitalina lleva más de una década sacrificando al gremio de los transportistas, por lo que es indispensable generar un plan de acción que beneficie tanto a los transportistas como a los ciudadanos de la gran urbe.

El Barzon CDMX se pronuncia a favor de la defensa al bolsillo familiar de los usuarios y del trabajo e ingreso de los transportistas concecionados de la capital nacional.

BARZÓN Ciudad de México