• HACEMOS UN LLAMADO A LA ORGANIZACIÓN DE LAS AMAS DE CASA Y A LA POBLACIÓN EN GENERAL, QUE ESTÁ SUFRIENDO EL AUMENTO DE LOS ENERGÉTICOS, PARA QUE EXPRESE SU FIRME RECHAZO Y EXIJA AL GOBIERNO CORRIJA SUS DECISIONES.

  • LA ORGANIZACIÓN TAMBIÉN DEBE BUSCAR ALTERNATIVAS SOLIDARIAS PARA LA COMPRA EN VOLUMEN Y DISTRIBUCIÓN A BAJOS PRECIOS.

  • DEBEMOS BUSCAR CÓMO EVITAR GRAVES CONSECUENCIAS A LA ECONOMÍA DE LAS FAMILIAS.

 

Debido al escenario que el gobierno ha provocado con los nuevos aumentos en los precios de la gasolina, diésel, energía eléctrica y gas para uso doméstico, es previsible que habrá graves repercusiones en la producción agropecuaria nacional y en el hogar.

 

Estos aumentos irresponsables están generando una serie de inconformidades en la población, ya que se espera un aumento en los niveles de desigualdad, de por sí grave, que se refleja en los más de 55 millones de pobres en nuestro país, más los que se encuentran en situación de vulnerabilidad ¿Cuantos más se sumarán a esta cifra? Desafortunadamente habrá más mexicanos que se sumaran a esta cifra.

 

En lo que se refiere a la alimentación, los aumentos en los energéticos provocarán un fuerte incremento en los costos de producción, que podrían registrar alzas hasta de 40% en productos de primera necesidad alimentaria, como lo es la leche, la carne de res, carne de puerco, pollo, huevo, maíz (tortilla) y frijol.


La población que se encuentra en pobreza alimentaria verá afectaciones no sólo en los alimentos, sino también en toda la cadena de consumo, lo que elevará aún más el costo de vida.

 

En 2016, con un salario mínimo de 73.04 pesos por día, requería dos días para comprar un kilo de carne de res; ahora, aunque el salario aumentó a poco más de 80 pesos, se con los precios que se estima alcanzará la carne, requerirá casi tres días de trabajo.

 

Hay que recordar que, según el Centro de Análisis Multidisciplinario de la UNAM, de 1982 a la fecha, el poder adquisitivo del salario ha registrado una pérdida del 79.11%. Hoy se intensifican las presiones económicas contra las familias.

Estos aumentos, agudizarán los niveles de pobreza alimentaria.

 El BARZÓN NACIONAL

Alfonso Ramírez Cuéllar.