Tijuana  • Un total de 10 mil desalojos a familias que no pudieron pagar su vivienda en Baja California, se dieron de 2011 a la fecha, informó el presidente nacional de la Asociación dedicada a la defensa del patrimonio, El Barzón, Alfonso Ramírez Cuéllar.

Tras la crisis económica que se dio en Estados Unidos de 2009, miles de personas que perdieron su empleo en la entidad fronteriza, dejaron de pagar su casa y aunque trataron de rescatarla, el precio de los intereses que se disparó hasta un 80 por ciento no se los permitió.

“La crisis fue brutal, mucha gente perdió su empleo, trabaja jornadas laborales de medio tiempo, no alcanza para cubrir el pago tan enorme que se producen con los intereses y con las comisiones que cobran los bancos y las sociedades financieras”, subrayó.

En conferencia de prensa por motivo del primer aniversario de El Barzón en el estado, detalló que de los dos millones de viviendas abandonadas en el país, 240 mil están en Baja California.

La falta de compromiso por parte de las constructoras, el Infonavit y la poca o nula intervención de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), son algunas razones que han agudizado la pérdida de vivienda, atribuyó Ramírez Cuéllar.

“Aquí el problema se expresa por la gran responsabilidad de las constructoras: construyeron donde se les dio la gana, se enriquecieron, a la gente le hicieron pequeñas chozas en lugares totalmente alejados de su lugar de trabajo; y la gente fue abandonando porque lo que hicieron el gobierno y las constructoras fue un verdadero crimen urbano”, argumentó.

Baja California está entre las primeras tres entidades de México con mayor número de casas abandonadas, detrás de Chihuahua y Tamaulipas.