Nueva imagen de mapa de bits

   Julio 5 del 2013

 

LOS DATOS DUROS DE CONDUSEF: USUARIOS PIERDEN MÁS DE 5,000 MILLONES DE PESOS

 

En el marco de la reforma financiera es urgente una regulación en materia de garantías y protección al usuario financiero en donde se obligue a los bancos a tener sistemas de control que garanticen una operación efectiva, acorde a los altos costos que los cobran por sus servicios y la eliminación de sus cláusulas abusivas.

La reforma financiera abre la oportunidad histórica para lograr empoderar a los usuarios frente a las instituciones financieras, no sólo para que el usuario financiero tenga mayores opciones sino para garantizarle protección frente a los descuidos y prácticas abusivas por parte de los principales bancos de país; promover la transparencia y certeza para los usuarios en los casos de improcedencia o extemporaneidad de la reclamación, establecer acciones específicas que permitan reducir los índices de reclamación en cada uno de los productos, particularmente en materia de cargos no reconocidos por consumos no efectuados con tarjeta de crédito o débito, establecimiento de tasas de interés, comisiones y contraprestaciones establecidas en los contratos, son sólo algunos de los aspectos que debe contener la reforma financiera.

El martes pasado la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de los Servicios Financieros, CONDUSEF, presentó la primera parte del análisis “Reclamaciones con impacto monetario presentados por clientes de la banca en México”, en el que se precisa que durante 2012 los clientes registraron 4 millones 238 mil 863 reclamaciones ante 29 bancos que operan en el país.

El monto de estas reclamaciones ascendió a poco más de 11 mil 300 millones de pesos, de los que los clientes tan sólo lograron recuperar 5,711 millones de pesos, declarándose improcedente el resto. Según dicho estudio, dos de cada 10 adultos que tienen una cuenta o un crédito presentaron una reclamación con impacto monetario, lo que significa que el índice de reclamación bancario se ubicó en poco más del 17 %.

El oligopolio bancario en el país, integrado por los seis grandes bancos (cinco de ellos de capital extranjero), concentra el 93% de las reclamaciones: BBVA Bancomer con 29.3 por ciento; Banamex, 23.6 por ciento; Santander, 19.3 por ciento; Banorte-Ixe, 10 por ciento; HSBC con 8 por ciento y Scotiabank, con el 4 por ciento del total de reclamos presentados el año pasado.

La existencia de un oligopolio en el sistema bancario mexicano no solo se refleja en las reclamaciones ante una CONDUSEF que a duras penas acerca a usuarios y bancos a la conciliación, sino en el número de operaciones, de créditos, y también de captación y salida de capital hacia el extranjero.

Un día después de darse a conocer el estudio, la Asociación de Banqueros de México contradijo los datos mostrados y manifestó que sus resultados no eran válidos, mostrando nuevamente su arrogancia y desafío a las instituciones.

Quienes participan en la negociación de la reforma financiera, deben dejar de lado los chantajes de los banqueros y plantear una serie de obligaciones a la banca como la de disminuir tasas de interés, comisiones, otorgar verdaderamente mayor crédito a la productividad y no solo al consumo, aso como otorgar facultades a la CONDUSEF para que sea una verdadera Institución de Defensa a los Usuarios de Servicios Financieros y no solo un parapeto de los bancos.

Alfonso Ramírez Cuéllar
Presidente Nacional del Barzón
0445554101607

Uriel Vargas Guzmán
Secretaría de Comunicación
0445547698907

Miguel Ramírez Quintana
Coordinación
0445510108567